Saeed Abedini, un pastor estadounidense que ha sido encarcelado por su fe, fue golpeado brutalmente en un hospital iraní, desplazado por la fuerza, y devuelto a la brutal prisión Rajai Shahr.

Su familia iraní afirma que la transferencia fue inesperada, y la razón no está clara. Pero uno de los guardias involucrados en la transferencia sugirió que recientes conversaciones nucleares iraníes podrían ser un motivo, dijo la familia.

“Este es un acontecimiento muy decepcionante – uno que me rompe el corazón”, dijo Naghmeh Abedini, esposa del pastor Saeed.

“Nuestra familia está profundamente triste y seguimos orando por Saeed – por su seguridad y su libertad. Estamos muy agradecidos de que tantas personas en todo el mundo sigan orando por Saeed”, agregó.

En marzo, el pastor Saeed experimentó un suceso similar. Fue trasladado al mismo hospital con grilletes y fue golpeado por los guardias. En ese entonces se le negó tratamiento médico y visitas de sus familiares.

La situación de Saeed en el hospital había mejorado tras las críticas globales. Se le permitió frecuentes visitas de miembros de la familia local y se le dio comidas nutritivas.

Su devolución forzada a la prisión viene acompañada de esfuerzos continuos alrededor del mundo para lograr su liberación.

Según el Centro Americano para la Ley y la Justicia (ACLJ) casi 260 mil personas de todo el mundo ya han firmado la petición “Be Heard Project”, en un esfuerzo por conseguir su liberación.

Deja tu Comentario

comments